miércoles, 18 de julio de 2012

El domingo, en familia (como dios manda)

Se habrán ustedes enterado, amables lectores, que se liberan los horarios comerciales en este, últimamente, sombrío país que es España.

Una medida que sin duda va a poner muy contento al Corte Inglés y demás imperios del consumo y que hace polvo -más aún- al pequeño comercio.

Pero tranquilos, amigos, que nos ha salido un héroe que va a ¿defender las condiciones laborales de los empleados sometidos a esta nueva y moderna esclavitud?, ¿defender los intereses de la mercería del barrio?, nooooo... no se emocionen (aún).

Nuestro héroe está preocupado por los problemas que esta medida van a causar en la VIDA FAMILIAR. Si tú, dependienta de Zara, estás soltera y sin hijos, que te zurzan. Haberte casado y procreado, maja, que es lo que hacen las chicas de bien en lugar de ir como una pelandusca a los bares de moda. El domingo, queridos, es para pasarlo en familia descansando y no andar por ahí soltando monises en el Carrefour.

Y quién, os preguntaréis, ha soltado semejante "perla"?. Pues unos de nuestros bocachanclas favoritos: Monseñor Rouco Varela. Yo a este señor no le he oído pronunciarse sobre la subida del IRPF o la del IVA, el recorte en educación, subsidio de desempleo o en sanidad, o que le quiten la pagan extra a los funcionarios, entre otras de las barbaridades a las que nos están sometiendo. Tampoco es que me quite el sueño su opinión.

Pero no deja de sorprenderme que le preocupe la idea de que el domingo las familias (o más bien lo que él entiende como familias) no puedan disfrutar juntas del merecido descanso dejando fuera a los que no son "familia" -que ha dicho familias, no personas, por lo tanto los excluye- y no ponga el grito en el cielo por el estrangulamiento económico al que estas se ven sometidas gracias a los ajustes que reparte el gobierno que tanto les ampara.

¿Cuál es la lectura?. Elijan opción:

a) El domingo es el día del señor así que pobres, sí, pero juntos, leñe.
b) ¿Cómo que domingo de compras? el domingo a misa, y sanseacabó.
c) Los solteros no vais a misa, que os tengo vigilados, así que no entráis en el cupo de mi defensa.

Y espérense, que aún hay más. No contento con lo anterior ha dicho que no se puede superar esta crisis como no se vuelvan a las raíces católicas. La crisis de fe es la responsable de todos los males que nos acontecen. Y nosotros echando la culpa a las hipotecas basura, la burbuja inmobiliaria, el despendole de los políticos... y no, amigos, es que no rezamos ya. Y así nos va. Pandilla de rojos, solteros, desviados y ateos. Y pidiendo que paguen el IBI, hasta ahí podíamos llegar, Dios pagando impuestos¡.

Así que ya sabéis cual es la receta, pececillos. A hincarse de rodillas todo el mundo, incluídos los musulmanes cotizantes.

Yo por mi parte voy a sacar la mantilla de la abuela del arcón, el rosario y el misal y me voy derechita a la Almudena, que con unos cuantos padrenuestros y avesmarías esto se resuelve en un plisplás.

Palabra de Rouco.

En la foto, la familia Pérez y su díscola niña (un poco roja, hay que decirlo) siguiendo los preceptos de Monseñor y no yéndose de compras a lo loco.

20 comentarios:

  1. PLAS! PLAS! PLAS!
    Pero qué bien escrito chiquilla; ahora mismo lo twitteo, porque esto hay que leerlo.

    Al "señor" Rouco Varela le importa un pimiento - y de los grandes - la puñetera crisis, la de verdad, la económica. Y aunque no espero otra cosa, ni me importa demasiado lo que este personaje dice, reconozco que me pone de muy mala leche.

    Un beso "pecador"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Golosi, me pasa lo mismo. No me importa lo que dice... pero me pone tan de malas que le dedico un post (y los que quedan). A este tío lo único que le subleva es cada día menos pasen a llenarle el cepillo y la amenaza de que les cobren el IBI.

      Pequemos, amiga, ya que no podemos gastar¡

      Gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Viva redios y la santa iglesia, viva Rouco redentor De apolillados infieles y insolventes.

    Yo como spidermahou telarañeare a todo infiel perturbado los domingos en el carreful.

    Palabra de dios y hostias al jamon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo anónimo, yo había oído hablar de dios pero de redios... me lleva la chingada, ese no me lo presentaron.

      Spidermahou es el nuevo superhéroe de Malasaña y al único al una puede rezar encomendando su alma con verdadera sinceridad. Ahora, le digo sotto voce que yo no le veo muy azote del infiel que digamos. Que le conozco bien.

      El jamón es del "güeno"? tons sí, hostias¡

      Eliminar
  3. Di que sí eson so palabras sensatas y no las del cuervo ese vestido de morado, que hasta la peineta me tiene por no decir coño.

    Que se deje de monsergas y que los domingos se dedicque a repartir el fortunon que tiene, que paguen IBI y ya que no les recortan el presupuesto, que den a los que no tienen que no son ellos los que predican que no se quien dio de comer con un pez a medio pueblo pues eso a dar de comer que hay mucha hambre y que rece el que pa eso tiene tiempo libre.

    Maravilloso texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Peineta, cuánto infiel hay por aquí y cuánto nido de rojos¡. Si el Vaticano se pusiera a repartir, se terminaba el hambre en el mundo. Pero el clero es más de "que repartan otros y me caiga a mí lo gordo".

      Ahora, que ya me gustaría ver a mí el pez ese... pa´ mí que era ballena.

      Gracias reina¡

      Eliminar
  4. Jajajajajaja! Con la Iglesia hemos topado!!
    Cada vez que Rouco habla, sube el pan. Le tengo como el mayor enemigo que ha podido echarse la Iglesia en eones, jejejejejeje... Esperancita y él, demonios con cuernos... ¿Quién si no iba a sobrevivir a un accidente de helicóptero?
    No soy atea, maja, pero echarle la culpa de la crisis a la moral y justificar que la gente no va a misa porque va de compras es no estar en este mundo. Y así no vamos a ninguna parte. No se puede estar tan desconectado de la realidad aposta y pretender que nos lo creamos todos.
    Un placer, as usual, me encanta tu humor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. YO sigo pensando, como mucha otra gente, que Rouco es Paco Clavel disfrazado de cura y suelta estas cosillas para hacernos reir, porque como dices tú es un no estar en este mundo. O ha de ser eso? como son curas, están más pallá que pacá.

      En Chez Trybeca, siempre al filo de la noticia, aunque corte¡

      El placer es mío con tu visita, hermosa.

      Eliminar
  5. Eso se llama sacar todo de quicio. Si la Iglesia se preocupa del bienestar de los pequeños comerciantes, es que quiere que vayan a misa. Por favor, un poco de tolerancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ha de ser, Susana, que quiere que vayan a misa. La tolerancia a quién se la pides? A Rouco, no?, quien ostenta un laaaargo historial como personaje intolerante. Porque, querida, si lo dices por mí, señálame por favor en qué soy intolerante. Me encantará, estate segura.

      Gracias por tu visita.

      Eliminar
    2. La visitante Susana me ha dejado este comentario en su blog, a raíz de los míos en el suyo como respuesta:
      -------
      Trybeca. Supongo que no te parecerá bien que omita tus comentarios pero no quiero alargarme en este tema todo el día, si total no nos vamos a poner de acuerdo. Sólo haré unas aclaraciones: la Iglesia tiene derecho a opinar sobre cualquier tema. Precisamente eso no se respetaba en la República, hasta el punto de matar a los discrepantes (antes de la guerra). Eso no es lo que yo llamo democracia. Aquello era una anarquía muy peligrosa.
      España durante la república estaba en la miseria y poco después alcanzó a Europa a todos los niveles, educativo, económico, de salud... De hecho, todos los derechos que disfrutamos se crearon en el franquismo: pensiones, seguridad social, administración del estado... Eso no lo digo yo. Lo reconocen todos los libros de historia.
      Besarse en público estaba prohibido en cualquier país del mundo por esa época. No tienes más que ver las películas americanas de los años cuarenta.
      Por lo demás, te agradezco mucho tu educación, pero me temo que harán falta otros cincuenta años antes de que exista una versión imparcial de esta historia. Un saludo.
      -------------

      Vuelvo a ser yo. Quiero dejar constancia de este comentario porque me parece una joya que no debe perderse en la blogosfera. Merece su huequito, hombre.

      Especialmente, por lo bien informada que está, se nota que ha leído mucho esta mujer. Así da gusto. Que la seguridad social comience su andadura a fines de 1800 son minucias. Que a mi padre le pusieran un multa por besar en público a mi madre en el 65, también. España, como bien decía Franco, era una unidad de destino en lo universal. Y todo lo bueno, lo hizo él. LO anterior no cuenta. La República, mala. Franco, bueno. LO dicen TODOS los libros de historia, que ella se los ha leído, los buenos, claro.

      La iglesia puede opinar sobre lo que quiera. Y yo, también.

      Eliminar
    3. Conste que contesto en mi blog porque en el suyo NO ME DEJA. Me ha borrado lo que escribí, y eso que me cuidé mucho con lo que decía que no está bien insultar en casa ajena. Aunque ella me llame intolerante en la mía y no me explique porqué.

      Como le dije en su blog (y borró) por eso no me gusta -entre otras muchas cosas- la derecha. Sólo vale lo que ellos dicen, cuando replicas, te "eliminan". Como en las ruedas de prensa de Rajoy y sus "no hay preguntas".

      Eliminar
  6. Ja jajajajajaja ya te veo yo con mantilla y rezando jajaajaj es que nada más de imaginarte me sale la lagrimita de risa.
    Si es que la fe ayuda...."tengo fe en que algún día saldremos de esta"....¿la esperanza muere al último que no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comadre Desmadre, acá entre nos, yo al único que rezo es a mi santo patrón Jesús Malverde. Y le rezo cantando corridos de los Tucanes de Tijuana porque no me sé el ave maría (nada más la versión cantada de Schubert, que una será irreverente pero finolis).

      No me extraña que te rías, amiga. Por no llorar¡

      Oye, que hay otra quedada, te apuntas o te apuntas?

      Eliminar
  7. No sé como hay gente que censura los comentarios de otros en sus blogs. Una cosa es moderar a alguien con mala baba, pero las opiniones son opiniones y los blogs están para contrastarlas, eso es lo que enriquece a la blogosfera. Si no quiere que opinen diferente a ella, que escriba en una libreta. Has hecho bien en publicar de nuevo los comentarios.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya lo ves, Sonia. Aunque mira, yo que según ella soy una intolerante, creo que cada quién en su blog haga lo que le de la gana, que para eso es suyo. Y si me quiere eliminar, que lo haga, ella se lo pierde con lo salá que soy y la vida que le iba a dar¡. Pero algunas personas prefieren un coro de palmeros que les aplaudan y no soportan que alguien disienta, les molesta, no sea que les hagan quedar mal o les hagan pensar... de todo hay.

      Gracias por tu apoyo, que aunque a mí me divierte enormemente tener "disidentes" también me molan los mimos, eh?

      Muchos besos¡

      Eliminar
  8. A mi que me perdonen, pero creo que lo de "hincarnos de rodillas" ya lo estamos haciendo todos hace tiempo... ¡ay mi madre!

    ...por lo demás, como yo no soy familia (aunque no sea por falta de ganas), pues no entro en el sector "con posibilidades de salvación" ni haciendo penitencia ni rezando el rosario orientada a la meca.

    Y si fuera familia todavía peor, pq no entraría en el cupo de "familias con derecho", de acuerdo al credo de ese señor que mencionas en tu post (aspirante a madre soltera por elección, tratamientos de fertilidad con semen de donante). Así que sería pecadora disidente y encima con alevosía y premeditación. Y sin arrepentimiento, ni propósito de enmienda.

    Y yo "preocupá" :)

    ResponderEliminar
  9. Te veo muy preocupada, Kentia, ante tamaño acúmulo de pecados, jeje. Menos mal que a los pecadores nos asiste la ley (de momento, porque tal y como vamos, en breve ni eso).

    Un besote y pásate por aquí cuando quieras¡

    ResponderEliminar

Opinen, pececillos